miércoles, 10 de enero de 2018

Clase Teórico-Práctica de las Razones Para No Comprar Productos Windows

   Una semana. Sí, una semana es lo que he tardado en "revivir" mi pc después de que "muriera" debido a la última actualización de Windows 10. Repaso aquí mi pequeña odisea.
   Todo comenzó allá por el año 1993 cuando conseguí mi primer ordenador, ni más ni menos que un IBM, el cual exprimí al máximo aprendiendo por cuenta propia aquello que se llamaba programar en Ms-Dos con el lenguaje Basic ya que el sistema operativo que imperaba en aquella época era Windows 3.11 que se arrancaba desde Ms-Dos. Quizás me he remontado muy atrás pero de algo me han servido aquellos conocimientos para lograr la resurrección de mi máquina actual. Después de que aquel fantástico ordenador expirara, debido sobre todo al imparable avance de los sistemas operativos (pirateados, por supuesto) que dejaban obsoleto un hardware con pocos años, me monté al carro de los Windows por aquello de que eran mayoría, incluso habiendo provado alguna versión de Linux.
   Dichos Windows se descargaban de forma "no oficial", tanto los sistemas operativos como cualquier software imaginable, y había una gran comunidad que no ayudaba a las ganancias de Microsoft, la cual creció de forma exponencial cuando internet entró en las casas habitualmente, cronológicamente a finales de los 90 y principios de la nueva década.
   Así, siempre he ido obteniendo el software requerido sin pasar por caja. Como detalle, si hubiera pasado por caja todos estos años, habría tenido los mismos problemas de instalación, parches, actualizaciones, renovar hardware, etc...
   Los sistemas que he tenido han sido, por orden, Windows 3.11, Windows95, Windows98, WindowsXp, Windows7 y Windows10. El mejor, creo, ha sido Windows98. Todos menos el último han sido "míos", es decir, tengo los soportes necesarios para reinstalarlos cuando me venga en gana, salvo Windows10, que es de Microsoft porque así lo han querido y de ahí surge el problema: cuando algo no funciona y el pc "muere" (literalmente), incluso habiendo pagado la licencia del producto, la página oficial de Microsoft no ofrece las soluciones requeridas, dan largas, indican que se hagan opereciones que requieren conocimientos elevados en la consola Cmd (el antiguo Ms-Dos) y el registro. A pesar de haber provado todo lo indicado y otros procedimientos aprendidos de forma autodidacta, mi ordenador no arrancaba, por tanto, SI UN SOLO PC, DE TODOS LOS USUARIOS QUE CONSULTAN, NO FUNCIONA CON LAS SOLUCIONES QUE DA LA CASA OFICIAL, SIGNIFICA QUE EL SOPORTE OFICIAL NO SIRVE PARA NADA, insisto, habiendo comprado el producto o teniéndolo pirata. Como conclusión, el título de esta entrada.
   He tenido que remontarme a instalar WindowsXp, que data de 2000-y-poco, e 'ir subiendo' el software para tratar de llegar al más actualizado posible de forma estable y segura. Instalar un programa tan antiguo requiere paciencia, identificar ciertas cosas desde la consola de comandos (Ms-Dos) y buscar cierta información en internet que, hoy por hoy, es difícil conseguir. Dentro de unos años se habrá perdido de los servidores de la red esa información fundamental y ahí quedarán los cds para guardar, insisto, habiendo comprado el producto en su momento o teniéndolo de forma no oficial.
   Ahora voy llegando a Windows 10, seis días después del deceso de mi pc, pero solo recomiendo instalarlo cuando se pueda tener de forma física, en un dvd o en un pendrive porque, curiosamente, este software no deja revertir al sistema operativo anterior, precisamente, para que pases por caja, para que pagues por algo virtual que, si no funciona, nadie te arregla como he comentado anteriormente. Así funciona una de las mayores empresas del mundo actual y por eso recomiendo no comprar ningún producto suyo si se puede conseguir en internet de forma extraofical. Tampoco recomiendo cambiar de casa madre del sistema operativo porque en la tecnología mejor tener lo que tiene la mayoría aunque funcione poco y no demasiado bien.
   Hasta aquí mi pequeña odisea con el mundo virtual del pc, espero que quien lo lea sea tan tozudo como yo e insista en reparar su pc de forma autónoma, buscando aquí y allá y rescatando algún que otro conocimiento del pasado en vez de tirar y comprar un pc nuevo pero con los mismos problemas.