sábado, 31 de enero de 2015

The Sopranos en 20 Frases

   En alguna ocasión he hecho referencia a la serie de televisión The Sopranos (Los Soprano en español), como en la entrada Tony Soprano Come Fruta. Recomiendo, encarecidamente, su visionado aunque no es necesario para la lectura de esta entrada.
   No revelo nada nuevo si afirmo que es la mejor serie de la historia de la televisión, por encima de las actuales The Wire, Breaking Bad, Mad Men, y de otras más lejanas en el tiempo como Doctor en Alaska, Twin Peaks e incluso Star Trek o El Santo, muy elogiadas y premiadas en sus respectivas épocas. Los numerosos premios a los que optó y que consiguió en todos y cada uno de los años de emisión, avalan dicha afirmación y no solo el premio a la mejor serie, sino también premios de actores, directores, guión, etc. Existe mucha información en internet sobre Los Soprano y no me voy a parar en eso, simplemente hay que verla y empaparse de toda la información relativa a ella, pues merece la pena.
   La serie comienza con el protagonista en la consulta del psiquiatra, con la que tiene (es una mujer) una relación muy compleja hasta casi el final de la última temporada. Cabe resaltar dos detalles que llaman la atención: en primer lugar, Tony Soprano (el fallecido actor James Gandolfini) exigió 1 millón de dólares de sueldo por cada episodio de la sexta y última temporada, 23 en total, y la productora Hbo se lo concedió sin rechistar, tal era el potencial de la serie y, en segundo lugar, un crítico del The New York Times afirmó que cualquier episodio de cualquiera de las 6 temporadas podría presentarse individualmente al Óscar a la mejor película y, sin lugar a dudas, lo ganaría. Como curiosidad absurda, toda la Cosa Nostra de la familia Soprano- DiMeo se desata por un personaje que no aparece en toda la serie: Pussy Malanga (Little Pussy).
   Esta obra de arte se centra en el personaje de Tony Soprano y sus avatares familiares y laborales. Hay que tener en cuenta que es muy fácil empatizar con dicho individuo pero nunca se debe olvidar que es un asesino y un sociópata. Al menos en dos ocasiones está a punto de morir tiroteado y al menos en cuatro ocasiones asesina brutalmente a rivales, sin olvidar que se mueve como pez en el agua extorsionando y practicando la usura más radicalizada.
   Otra cosa a tener en cuenta a la hora de visualizar esta serie es que no conviene estar a dieta: muchas escenas giran en torno a la cocina, las opulentas comidas en restaurantes, las barbacoas y el buen yantar, en general.
   Por supuesto, no voy a comentar el final de la serie (daría para escribir un libro) pero es algo que se vaticina desde capítulos anteriores por lo que decir que, efectivamente, Tony muere, a pesar de la polémica que generó ese final, no desentraña ningún misterio y al avispado espectador no le suscita ninguna duda.
   Resumir 6 temporadas, 86 episodios de casi 1 hora de duración, en 20 frases se antoja nimio pero lo bueno, si breve, dos veces bueno.
1) “Es bueno estar en algo desde el principio y yo he llegado tarde a todo, lo sé, y últimamente tengo la sensación de que llego al final, cuando lo mejor ha acabado.”  Tony Soprano a su psiquiatra, episodio 1x01
2) “¿Por qué me tiene de paciente? La mayoría de la gente que conozco se desviaría 100 kilómetros  para no tropezarse conmigo”  --Tony a su psiquiatra, episodio 1x06
3) “Soy todo un hombre, ¿crees que vivía en un congelador antes de conocerte?” –Tony a una de sus muchas amantes, episodio 3x12
4) “Yo te quería” –Cristopher a Tony
-“Lo que pasa lo decido yo, no tú, si ya no me quieres me partes el corazón pero mala suerte, joder, porque no tienes que quererme pero me vas a respetar” –Tony, episodio 3x12
5) “Es como una pirámide desde tiempos inmemoriales: la mierda baja y el dinero sube, es así de simple” –Tony, episodio 4x01
6) “Solo hay dos finales para un tipo como yo: muerto o en el trullo” –Tony, episodio 4x01. Incluso a falta de 3 temporadas ya se afirma cómo acabará la serie puesto que Tony nunca será encausado por el Fbi.
7) “¿Mangar las baldosas? Tony dice que NO” –un Capo al Consiggliere Sylvio.
-“Adelante, yo te cubro las espaldas, Tony no pondrá reparos”  --Sylvio, episodio 4x01. Primera y única tentativa en toda la serie de usurpar el poder a Tony, lo cual provocó tensión entre los dos pero Sylvio acabó claudicando.
8) “Pedir perdón es un error” –Tony, episodio 4x04
9) “En serio Tony, ¿por qué no puedo volver a verte?” --amante
-“Porque te tiras a Ralph” --Tony
-“¿De pronto el sentido ético?” --amante
-“No entiendo de eso pero tengo normas” –Tony, episodio 4x08
10) “Ponle una mano encima y responderás ante mí. Si conoces de memoria las reglas puedes acatarlas”  --Tony al Capo Paullie, episodio 4x08
11) “Cristopher, eres mi sobrino y te quiero. Esa es la única razón por la que sigues vivo” –Tony, episodio 4x10
12) “Os juro que me lo paso de la hostia: no vuelvo hasta tarde, llego pedo y me follo a quien me parece” --Tony
-“¿Y cuál es la diferencia a cuando estabas con Carmela?” –Sylvio, episodio 5x02
13) “La próxima vez no habrá una próxima vez” --Phill Leotardo, rival de la familia de New York, episodio 5x03
14) “Eres el jefe, tus hombres te tienen miedo” –Carmela, la mujer de Tony
-“A mí qué coño me importa, dirijo un negocio, no un concurso de popularidad” –Tony, episodio 5x04
15) “Muchos son mejores siendo el número dos” --Sylvio a Tony, refiriéndose a sí mismo, episodio 5x12
16) “No tienes ni idea de lo que es ser el número uno: cada decisión que tomas afecta cada faceta de todas las demás cosas y, al final, estás completamente sólo con todo ello”  --Tony a Sylvio, episodio 5x13
17) “Las circunstancias hacen al hombre, nunca es al revés” –Sylvio, episodio 6x02
18) “No se caga donde comes y mucho menos se caga donde como yo” –Tony a un Capo, episodio 6x07
19) “Nuestro trabajo está siempre expuesto. Es probable que ni lo oigas cuando pasa” –Bobby, Capo, a Tony, episodio 6x13. Esta conversación es fundamental para entender el final de la serie, 10 capítulos después, junto con la del episodio 4x01.

20) “Miro a mis hombres clave: Paullie, Cristopher, Bobby, ¿qué es lo primero en sus agendas? son todos unos putos asesinos. Se está sólo en la cumbre” –Tony a Johnny Sach, episodio 6x16

jueves, 29 de enero de 2015

La Importancia del Voto en Blanco

   En este año de elecciones por doquier, quiero hacer mención a la importancia que tiene el voto en blanco, menospreciado y vilipendiado por las llamadas "fuerzas políticas" porque no les interesa en absoluto pero al votante sí.
   Me remito pues a mi entrada de este mismo blog de hace casi 1 año El Voto en Blanco que conviene repasar para concienciar a los votantes.

martes, 27 de enero de 2015

¿Cómo Seré Recordado?

   En condiciones normales del desarrollo de la vida, la pregunta “¿cómo seré recordado?” se la suele plantear la persona en sus últimos momentos de vida e internamente, por norma general, ya que la pregunta planteada a otras personas distorsiona la visión que puede tener la persona que plantea la duda porque se subjetivizan las respuestas según a quienes se les pregunte tan delicada cuestión.
   Así pues, se trata de una duda de reflexión interna de cada persona, donde se repasa la vida y la relación mantenida con su entorno social. Realmente, la persona que comienza a plantearse esta duda, no es consciente de que las respuestas de los demás e incluso sus propias respuestas, son inocuas y no poseen el sentido que tendrían en el caso de plantearse la pregunta sabiendo, a priori, que la persona no está en sus últimos momentos de vida (ya sean días, meses o incluso años) porque, una vez llegue el deceso, al interesado no le importa la cuestión de cómo ha sido su relación con la sociedad, evidentemente, entendiendo aquí la sociedad como la parte más cercana a la persona, es decir, sus familiares, amistades y/u otras personas que hayan influido o pertenecido a la vida del interesado. A quienes realmente les interesa las respuestas es a su entorno por el simple hecho de que la persona ya no podrá influir o contribuir de alguna manera a dicho entorno.
   Por tanto, podría tratarse de una pregunta-trampa por el planteamiento que se le da si tenemos en cuenta que se supone que solo es planteada por las personas que saben que acabarán su vida relativamente pronto como, por ejemplo, las personas enfermas terminales o con trastornos degenerativos incurables.
   Si dicha cuestión fuera planteada o surgiera en personas sanas y con muchos años de vida por delante, cabría pensar que entonces sí es una pregunta muy importante y vital para el desarrollo futuro de dicha persona en la sociedad que la rodea porque las posibles respuestas sí pueden influir en la relación con su entorno y, por ende, con el resto de la sociedad, para tratar de “ser recordado” de la mejor forma posible, es decir, habiendo contribuido a la sociedad y habiendo sido excelente su trato con las demás personas a lo largo de su vida.
   Entonces, ¿por qué se banaliza esta pregunta estando en pleno uso de las capacidades mentales y con buena salud y se convierte en una duda vital en los últimos momentos de la vida? Es curioso pero el análisis anterior nos sugiere que debería ser justamente todo lo contrario.
   En la quisquillosa cuestión filosófica del título de esta reflexión subyace el análisis del verbo “recordar” porque está intrínsecamente ligado al pasado y así, una persona joven y sana no tiene necesidad de mirar hacia atrás en su vida, debe mirar al futuro intentando obrar con rectitud y acorde a las leyes sociales que la rodean. Sin embargo, una persona de avanzada edad o enferma terminal, sí se plantea, de forma natural y no forzada, esa pregunta porque mira más a su vida pasada siendo consciente que no es posible corregirla.

   En resumen, la pregunta “¿cómo seré recordado?” realmente no tiene el sentido que debería si se la plantea una persona que sabe que su muerte está próxima pero, aún así, le surge de forma natural y las personas sanas y con mucha vida por delante no tienen en cuenta esta cuestión aunque deberían hacerlo porque influye enormemente en su relación con los demás y con lo que las rodea así como en su propio desarrollo.

lunes, 19 de enero de 2015

II Trail Valle del Almanzora: Infierno Helado

   El domingo 18 de enero, el día en el que el cielo iba a traer al sureste peninsular fuertes heladas y lluvias, se disputó la prueba conjunta en el Valle del Almanzora compuesta de 4 pruebas: 2 btt de 68k y 105k y dos de carrera a pie de 30k y 58k. El que escribe se decantó por la ultra de montaña de 58k que, según el perfil oficial, eran 53k y, según los gps de los tecnológicos, algo más de 54k. Para mí siempre lo oficial, es decir, 58k.
   Nos presentamos en Olula del Río, lugar de salida y llegada, mi compañero de ultras (para menos distancias tengo otro) y yo, con una mala mañana que amenazaba lluvia torrencial y con temperaturas cercanas a 0ºC y viento cortante.
   Después de algunas vicisitudes antes de la salida, se da el pistoletazo y, ya en el primer kilómetro, mi compañero empieza a tirar como si de un 10k por asfalto se tratara. Mi idea es coger mi ritmo poco a poco y, sobre todo, controlar el hecho de no pasar frío pero tampoco calor, algo muy complicado cuando el clima es tan desapacible.
   Después de una rambla pestosa (llamamos así a esas ramblas con piedras grandes donde fijar bien cada pisada es una odisea) se coge un sendero que se va estrechando cada vez más hasta tener que ir en fila india por un cortado y llegar así a los pies de un apabullante barranco. Las paredes a los lados eran vertiginosas y ya no había camino, simplemente escalar y avanzar como se pudiera sobre roca desnuda y, en algunos sitios, escalar ayudados de unas cuerdas puestas “ex profeso” para la competición. Eso, junto a las escaleras también puestas para ese día, fue lo que pudo hacer que por ahí se pudiera acceder al primer avituallamiento.
   Mi problema, en estos casos, es que tengo las piernas cortas o, según se mire, los demás atletas tienen las caderas más altas que yo, por lo que las zonas de escalada me resultan muy complicadas y tengo que hacer gran uso de los brazos, con el consiguiente desgaste que eso conlleva. Iba así, por este espectacular barranco, en un grupo de 5 competidores y entre todos nos ayudábamos a solventar los desniveles, menos mal porque, en solitario, quizás no hubiera podido subir por esos riscos.
   El barranco acaba en el primer avituallamiento, en el 12k, y de los 5, solo yo continúo por la carrera larga ya que los demás se desviaron para completar la corta de 30k. Esto fue determinante para el resto de la jornada.
   Seguí luchando contra el frío a pesar de 3 capas de ropa técnica y procurando no sudar en exceso y así llegué al segundo avituallamiento en el que casi no paré porque llevaba un ritmo bueno y llegué con mucha soltura al tercer avituallamiento en Somontín, en el 35k. A pesar de haber apretado no conseguí ver a ningún otro atleta por delante y por detrás tampoco venía nadie. Es bien conocida mi misantropía y misoginia pero casi quise escuchar alguna voz humana en aquellas soledades (casi) mientras seguía las cintas roji-blancas.
   Al salir de Somontín se coge otra rambla pestosa de piedras sueltas, una putada (¡y así hasta la meta!) con más de 20k sin otro avituallamiento ni otro paisaje…
   Lo que era desde hacía algunas horas un ligero chispeo se convirtió en una lluvia torrencial así que busqué ese difícil equilibrio entre correr todo lo rápido posible y no reventar antes de llegar a meta. A pesar del chubasquero, el agua caía bastante fuerte y notaba cómo iba calando hacia dentro. Para más inri, la rambla pestosa comenzó a tener pequeños cauces y las piedras resbalaban por la lluvia, lo que hacía más difícil aún avanzar con seguridad.
   Se me hizo interminable esa rambla porque mentalmente son zonas que queman mucho y más en solitario y ya sin agua en la mochila pero por fin, olí la meta, es esa sensación en la que los dolores dejan de existir y la sonrisa aflora en la cara y, unos pocos cientos de metros más allá, mi entrada triunfal, con una lluvia torrencial y totalmente en solitario, en 7 horas y 44 minutos. Una chica se me acercó bajo la lluvia con una sonrisa de oreja a oreja y me colgó una medalla y me dijo ¡felicidades! Creo que fue lo mejor de toda la jornada.


Espectacular vídeo que da una idea de la carrera. Mi "casi caída" llegando al barranco es para enmarcar y la medalla al final del vídeo, ese momento imborrable.
   Una lástima la cortísima participación en todas las pruebas. En los 58k acabamos 28 participantes solo con 3 abandonos y llegué en la posición 25 (lo cual no considero en absoluto relevante). Mi compañero hizo 2 horas menos que yo. La climatología fue demencial y el recorrido mejorable, sobre todo los más de 20k finales por rambla de piedras sueltas que hacían complicado avanzar con garantías. El día después tenía las plantas de los pies doloridas de tanto suelo inestable pero sin mayores consecuencias.

jueves, 15 de enero de 2015

Orange : el Infierno Naranja

   Este blog no se dedica a cuestiones banales ni a comentar el día a día ni a hablar de dimes y diretes pero considero que lo que refleja esta entrada se puede extrapolar a cualquier persona normal que un aciago día de su vida decidió tener un teléfono móvil con contrato con alguna de las compañías de telecomunicaciones que dominan el panorama actual. Es por esa razón por la que he decidido comentar, lo más brevemente posible, la cuestión de Orange que me molesta, por decirlo suavemente.
   No soy de estar a la última ni de grupos de wasap ni tarifas de estos o aquellos megas y concibo el teléfono móvil como eso, un teléfono con accesorios y no al contrario como sucede en la actualidad, es decir, hoy en día un teléfono móvil es un artilugio que hace muchas cosas y tiene como accesorio llamar a otros mortales.
   Nunca, en muchos años, tuve ningún problema con la compañía Orange (antes Amena) y en febrero de 2014 decidí cambiar a otra que no tuviera un gasto mínimo fijo al mes, simplemente debería pagar por lo que usara el servicio establecido, en mi caso es Pepephone. No tenía compromiso de permanencia por lo que era libre sin la dichosa penalización de estar atado no-sé-cuántos meses, lo que se conoce como "la letra pequeña" que pocas veces se lee. Evidentemente, mandé aviso a mi banco para que, por si acaso, rechazara siempre cualquier reclamación de Orange ya que esta gente tienen muy mala fama.
   Recuerdo que al día siguiente de darme de baja de Orange, con su correspondiente llamada y envío del fax explicando el motivo de la ruptura de mi vínculo con Orange (manda cojones que pidan esto), recibí la también correspondiente llamada de Orange para ofertarme pijadas y patatín-patatán. Bueeeno, muy amablemente decliné sus ofertas.
   En octubre de 2014, es decir, 8 meses después de dejar Orange, me mandan un mail comentando que hay una factura pendiente de 4€, aproximadamente. Llamé para que me explicaran esta cuestión y la respuesta fue que, al rescindir mi contrato con Orange (mentira puesto que no tenía ningún compromiso de permanencia), había una penalización por cambio de compañía pero, por haber sido buen cliente todos estos años (me quedé de piedra cuando escuché eso), se quedaba en unos casi ridículos 4€. Por no meterme descalzo en campos sin cultivar, me lié la manta a la cabeza e hice la correspondiente transferencia sabiendo que me estaban estafando, como así se lo comuniqué a la agradable sudaca que me atendió.
   Desde finales de diciembre estoy recibiendo mails reclamándome 12,01€ que hay pendientes y cada vez son más incisivos y algunos sms, el último esta misma tarde, comunicándome que mi expediente ha pasado a una asesoría jurídica. Así pues, decido llamar con lo que ello conlleva: largas esperas, volumen muy bajo de la conversación (lo bajan ellos para que no te enteres bien de lo que te cuentan) y siempre hablar con algún/alguna sudaca que les importa todo eso que huele muy mal.
   Me comenta mi amiga panchita que tengo una penalización por rechazar mi banco las facturas de septiembre y octubre (¿¿¿¿¿¿¿??????????). Le digo que no soy cliente desde hace 11 meses y que, por tonto y por no meterme en denuncias, pasó algo parecido en octubre y ya me aseguró otra panchita que quedaba todo finiquitado y que Orange no me iba a reclamar nada más en el futuro. Evidentemente, le he dicho a la panchita que no voy a pagar y que me manden esa/s supuesta/s factura/as por escrito y desglosada. Me ha deseado buenas tardes y ha colgado.
   La cuestión es que ya aparezco como un moroso y el cliente (yo, en este caso) se siente impotente porque no sabe reaccionar pero lo que está claro es que de pagar nothing. Tonto una vez sí pero ya dos no.
   En definitiva, ¿alguien sabe qué mecanismo se pone en marcha con estas situaciones? ¿la tela de araña de la burocracia y el papeleo se cierne sobre mí? ¿Vendrán a buscarme a casa como si fuera un puto yihadista?
Si has llegado hasta aquí gracias por leer esta mi pena... por Reyes ¡Orange te visita (de nuevo)!

martes, 13 de enero de 2015

Relatos Cortos: mi Pasión

   He añadido a mi colección dos nuevos relatos cortos: "Xanadú" y "En el Reino de Hades" que se encuentran en la sección `Relatos´ de este blog, en la columna de la derecha.
   El relato "Xanadú" ha sido retocado y afinado desde la entrada que se llamó de igual manera ya que había cuestiones que no me acababan de convencer y creo que ahora ha quedado mejor. Trata sobre la grandiosidad que se nos concede al nacer y que, ya en la vejez, puede resultar añorada.
  El relato "En el Reino de Hades" es duro, directo y nada fácil de digerir. No recomiendo su lectura a débiles de espíritu porque puede sucederle a ellos y si Hades te atrapa no te dejará escapar...

martes, 6 de enero de 2015

Xanadú

   Un nuevo relato ha nacido de lo más profundo de mi. Mi intención es remover un poco los espíritus aletargados y cansados de tantas fiestas vacías y monótonas. ¡¡Wake up dead!!

""La infinitud de mi imperio no se mide en tierras, palacios o castillos, joyas, obras de arte, lujos. Si así fuera, las fértiles tierras se convertirían en baldías e inertes ya que no existirían suficientes esclavos para cuidar tanta vastedad ni suficiente agua para abastecerlas. Los palacios se derrumbarían por no poder mantenerlos en todo su esplendor, de tal cantidad que habría. El planeta implosionaría en el caso de poder medir mi imperio en joyas, de tanto arrancar de la tierra los preciados metales y minerales y no podrían existir suficientes lugares para poder almacenarlas y su brillo sería tal, que cegaría al propio Sol. Así sería mi imperio si se midiera en joyas. No habrían existido ni existirían suficientes pintores, escultores o músicos que realizaran obras de arte en el caso de que mi imperio se midiera en cuadros, esculturas o sinfonías. Los lujos serían efímeros y nunca podrían cubrir las necesidades de ese, mi imperio.

   Mis vastos dominios ni siquiera se miden en amistades, conocimientos, relaciones sociales. Si así fuera, no existirían ni habrían existido suficientes seres humanos para cubrir tal extensión. Los conocimientos habrían rebosado más de mil millones de bibliotecas de Alejandría, tal sería la grandiosidad de mi imperio. Las relaciones sociales sucumbirían y todo ser humano se convertiría en esclavo de mis esclavos y la humanidad desaparecería en el caos. Tal sería la infinitud de ese, mi imperio.

   Mi imperio hace que yo sea Rey, Zar y Emperador en uno solo y no es un profundo sueño del que quisiera liberarme creyendo estar atrapado en un mar de irrealidades y confusas ilusiones. Es tan real como yo.

   Mi imperio se mide en tiempo, he ahí su majestuosidad. Mi juventud, en un planeta viejo y decrépito, es la clave. Soy joven, por lo que mi vida me pertenece. Y mis dominios son intangibles porque pertenecen al esperanzador y largo futuro. Mi imperio no tiene fronteras ni altas murallas porque mis dominios se entrelazan con los dominios de otras personas jóvenes como yo.

   Soy Rey, y como tal, mi futuro solo me pertenece a mí y el desarrollo de mi imperio se basa en mi propia felicidad. Mis pautas de comportamiento dentro de una sociedad compleja, me  hacen crecer como persona y, pase lo que pase, no temo por mis dominios porque no son físicos y nada ni nadie puede alterarlos. Soy amo y señor de todo lo que hago, pienso o siento pero no de lo que veo, tengo o padezco. Ver, tener o padecer son defectos de los demás mortales, esos que no son ni reyes, ni zares ni emperadores. Esos que dependen de otros. Esos que son esclavos de otros esclavos. Esos que son y serán expulsados y deportados de mis dominios. Esos que acabarán sus tristes días haciendo y pensando lo que otros quieren.

Soy amo, dueño y señor de mi imperio y tú no puedes impedirlo.""